Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2008

ey, “musa de cama”,
recoge mis piojos,
que yo ya no puedo darte más,
sube las escaleras
y ponte el pijama.

¡es jodido aquí el invierno!
¿sabes?,  no hay nada nuevo,
todo está patas arriba:
rectas, poesías, mis costillas.

aún me quedan muchos nombres.
guardo drogas duras bajo llave,
todo a buen recaudo,
las que me chillan
y no dejan que me empalme.

fóllame hoy a lo bestia, cariño,
que si vuelves con más insultos,
te digo que ya no me quiero morir.

arrancamos todas,
una a una,
todas las estrellas,
les robamos el privilegio
de la magia que desprenden.

entramos,
recto arriba,
viaje infinito de sabiduría.

apaga la luz,
no la dejes encendida,
o mejor, haz lo que quieras.

retorcemos las esquinas
y se vuelven de pizarra,
atravesamos las ventanas
de los calcinados ciudadanos.

realmente me gusta verte
y saber qué sabes de mi.
sonríe, que me gusta,
canta,
baila para mi.

sonríe,
me doy asco desnudo,
y vomito si me miro,
vuelvo a hacerlo ¿lo sabías?.

es la ocasión ideal
para hablar de verdad,
es la ocasión semanal
para hablar de verdad,
es la ocasión natural
de evitar que nadie acabe muy mal.

y así saldré más ligero,
ya sin miedo,
y cogeré aire,
un poco de aire.

estaría muy bien.

“hola, ¿qué tal? cuanto tiempo”
un abrazo raro y un beso,
celos,
juegos,
Estrategos,
ego trip,
bailas al espejo,
come, come, carretera,
¿dónde vas?
“hola, ¿qué tal? ¿cuánto tiempo?”
“muy bien, y eso”
y un aplauso,
¿salimos o no?
¿seguimos o no?

vamos a medir cual es,
si es distancia,
entre la amistad
y la infinita complicidad,
“desconcierto existencial”
va, no me jodas,
necesito aire.

estaría muy bien.

y si vuelves a poner
en un mensaje aquello,
¿cómo era?… sí, cielo,
yo no soy tu cielo,
es más, me das miedo,
miedo a pensar la boca
de quién me representa
y qué les cuenta
por la noche en los lavabos.

estaría muy bien.

[Standstill.La Mirada de los Mil Metros.Vivalaguerra!]

escucharemos un silecio sordomudo
de un millón de vasos rotos
y las manos chorreando,
corre, corre,
pintando con huellas las paredes,
corre que corre.

un feliz año nuevo te deseo a ti,
cuantos he pasado ya,
sin saber que decir,
corre, corre, corre.

hojas y hojas de celos pactados,
ruido de cuchillas,
corre, corre,
sin saber a dónde ir.

avanza el tiempo a retales por la autopista,
te veo,
sin saber que decir.

¿por qué no podemos simplemente amar nada?
no sabemos lo que hacemos,
no acertamos al elegir.

te veo, te deseo,
sentada, a mi lado,
tarde o temprano nos salvaremos,
tarde o temprano todos caemos.

porque no sabemos dónde vamos,
porque no sabemos dónde huir,
porque no sabemos elegir,
porque no sabemos creer en lo cierto,
porque no sabemos si algún día volveré.

puede ser que no sea necesario ver,
y saber que sigues ahí.
debe ser que ya no es divertido olvidarte,
o que ya no es diferente el no pensar en ti que no verte,
o no es lo mismo, o me es indiferente.

no hay razón
y puede ser,
todo pasa,
todo ocurre.

se ha gastado.
no controlo mi fuerza.
me abandona,
se marcha corriendo lejos y no vuelve.

desaparace para nunca volver,
nunca regresa,
no vuelve jamás,
se va para siempre,
y no vuelve jamás.

y gira, gira,
rueda por mis piernas
y a través de mi,
y a lo largo del espejo.

y puede ser,
todo pueder ser esta noche.
hoy no pasa nada,
nada nuevo,
escribo, devoro,
y sólo pienso en ti.